Sobre Be@CyberPro

El año pasado, el Estudio global sobre la mano de obra de seguridad de la información de 2017 (Centro para la Ciberseguridad y la Educación Cibernética, 2017) llevó a cabo una encuesta entre 4.001 jóvenes del Reino Unido, EE.UU., Francia, Alemania, Italia, España, Israel y los Países Bajos. Entre los hallazgos de ese estudio, se pronosticó una escasez de 1,8 millones de trabajadores de seguridad de la información para 2022. Las razones: falta de personal cualificado e información clara sobre los perfiles profesionales de seguridad de la información. Por otro lado, casi el 90 % de la fuerza laboral mundial son hombres. Según los resultados del citado estudio, una de las razones de la falta de mujeres en las carreras de seguridad de la información es que no hay modelos femeninos de ciberseguridad que las niñas puedan seguir. Así mismo, el estereotipo de la ciberseguridad no refleja lo que les gustaría ser en el futuro. De hecho, según Janice Richardson, asesora principal de European Schoolnet: «La mayoría de los jóvenes (el 69%) nunca han conocido a nadie que trabaje en ciberseguridad y aún menos (un 11%) han conocido a una mujer que trabaje en el sector. Sin embargo, cuando lo hacen, su opinión cambia, y el 63% de las mujeres jóvenes tienen una visión más positiva de la ciberseguridad». En los medios de comunicación, con demasiada frecuencia se utiliza para representar a la industria de la ciberseguridad el estereotipo del hacker solitario en su ordenador. Además de no ser real, hay una gran variedad de perfiles profesionales en el sector, desde arquitectos de seguridad que construyen el sistema de seguridad de una empresa o investigadores de análisis forense digital que procesan los datos y evalúan su pertinencia para un caso que se está investigando, hasta jefes de seguridad (Chief Security Officers, CISO) con el cometido de incorporar la seguridad a los objetivos empresariales.

El sector de la seguridad informática se caracteriza por la necesidad de una innovación continua que requiere creatividad, flexibilidad y pensamiento innovador, que puede ser estimulado por la diversidad (Mannix y Neale, 2005). La baja proporción de mujeres en el campo representa una oportunidad perdida para la industria. Por esta razón, en los últimos años el sector ha estado pidiendo a las mujeres que trabajan en ciberseguridad que den un paso adelante proporcionando modelos más realistas para las niñas.

Según Janice Richardson, «las escuelas y las familias tienen la clave. Dado que las opciones profesionales son contextuales y culturales, los esfuerzos para influir en ellas deben realizarse a una edad temprana». Cualquier acción tomada solo por los empleadores y universidades tendrá un impacto mínimo, según el informe anual 2017 de Kaspersky Lab. Son los institutos quienes pueden desempeñar un mayor papel para hacer de la ciberseguridad una carrera atractiva. Las familias también tienen un gran peso: deben estar informadas no solo sobre las profesiones de ciberseguridad, sino también sobre la escasez de talento en un campo que se espera que aumente, y sobre los salarios competitivos en ese ámbito».

El objetivo de este proyecto es abordar la brecha de género a la que se enfrenta la industria de la seguridad informática mediante la asociación con empresas del sector privado e instituciones académicas y el trabajo con los centros de secundaria, bachillerato y formación profesional para promover las carreras de ciberseguridad. Una mejor información sobre las carreras de ciberseguridad podría tener un impacto positivo en un mayor número de jóvenes que eligen este camino, y los modelos de conducta femeninos pueden motivar a las niñas en la educación sobre ciberseguridad a través de: (1) contenidos de ciberseguridad de calidad para las escuelas, de acuerdo con el Marco Europeo de Competencias Digitales para los Ciudadanos; (2) formación de profesores en seguridad de las TIC y suministro a las escuelas y a las familias de información útil sobre el sector de la seguridad de las TIC para que puedan informar a los estudiantes; (3) utilización de un entorno innovador de las TIC que combine métodos de aprendizaje de juegos virtuales y problemas basados en los papeles positivos de las mujeres en las carreras de seguridad de las TIC; (4) divulgación de las carreras de las TIC en general y de la seguridad de las TIC en particular entre las adolescentes a la edad de elegir su futuro profesional y sensibilización de los varones respecto a la contribución de las mujeres a los equipos.

1. PLATAFORMA EDUCATIVA SOBRE LA SEGURIDAD DE LOS NIÑOS Y LA PROFESIÓN, que incluye recursos educativos en abierto (REA) para la formación y sensibilización de alumnos y profesores, así como una estrategia de sensibilización y recursos para las familias.

2. VIDEOJUEGO EDUCATIVO DE INMERSIÓN CON ESCENARIOS DE CONTEXTO DE LA VIDA REAL, incluyendo el desarrollo de videojuegos multilingües con realidad virtual/mejorada y pruebas piloto en centros de Secundaria de España, Irlanda, Bulgaria y Hungría.

UN LIBRO PARA AUMENTAR LA CONCIENCIA SOBRE LA IGUALDAD DE GÉNERO EN LAS TIC, incluyendo el diseño y desarrollo de un libro electrónico para la sensibilización sobre la igualdad de género en las TIC.

Acceso a la información de la Comisión Europea aquí.